Maroto Calatayud, M. «Financiación ilegal de partidos políticos», en Quintero Olivares, G. Comentarios a la reforma penal de 2015, Aranzadi, 2015

comentarios_reforma_penal_2015“La introducción en el Código Penal español de un delito de financiación ilegal de partidos a través de los artículos 304 bis y ter 1 constituye un hito singular en una interesante historia política y legislativa. Al margen de las bondades y maldades del tipo penal formulado, y de lo oportuno o no del resto de medidas de tipo penal que en adelante afectarán a la vida de los partidos políticos españoles (responsabilidad penal de los partidos, obligatoriedad legal de tener un plan de cumplimiento etc.), que veremos más adelante, la reforma parece querer significar un salto significativo del derecho penal hacia un área que hasta ahora resistía casi como postrero baluarte del principio de última ratio: las finanzas de los partidos políticos. Esa ha sido la actitud del legislador al defender la introducción del tipo: la de enarbolar la bandera del primer gobierno que tipifica penalmente la financiación ilegal de partidos políticos. Está por ver si tal reivindicación satisface las motivaciones políticas y simbólicas tras de la reforma: quizás recordar que hasta ahora no constituía una infracción penal cause más extrañeza que otra cosa en una opinión pública que ya ha asumido los escándalos de colTI.lpción como una narrativa fundamental de su comprensión de la política. En cualquier caso, así ha sido, y el Partido Popular, movido por las inusitadas repercusiones alcanzadas por el escándalo Bárcenas, ha decidido tipificar ciertas conductas como constitutivas de un delito de financiación ilegal.” […]

Descargar